PRINCIPIOS BÁSICOS DE LA PERSUASIÓN

Los seres humanos por naturaleza somos influenciables y hay ciertas reglas que tocan la fibra sensible y facilitan que podamos convencer a terceros más fácilmente a través del raciocinio y de las emociones.

 Principio de la Reciprocidad: Las personas cuando ven favorecidos por alguien se sienten obligadas a devolver de alguna forma lo que reciben. La regla de oro, es que tienes que primero dar para recibir. Pequeños detalles como sonreír siempre cuando veas a una persona y de forma recíproca te sonreirá, o preguntarle cómo está su familia y de forma recíproca se interesaran por ti.
 Principio del Compromiso: Es cuando las personas se sienten comprometidas y como tal suelen ser coherentes con las decisiones o compromisos que han tomado. Siempre procura que la gente se comprometa. Divide las peticiones, primero empieza con un compromiso pequeño y después será más fácil lograr un segundo sí.
 Principio de la Aprobación social: Es cuando las personas adoptan la psicología colectiva de si la mayoría ha hecho será por algo. Incluye en tus argumentaciones datos que den soporte a lo que dices. Por ejemplo: como 9 de cada 10 recomiendan, un 80% prefiere….
 Principio de la Simpatía: Somos más propensos a ser influenciados por las personas que nos gustan. Más aun cuando se parecen a nosotros y nos identificamos con ellas. Por eso en los anuncios de publicidad siempre sacan a gente famosa, simulando estilos de vida que no llevan. Cuida tú primera impresión, porque no tendrás una segunda oportunidad, vístete de forma alineada, utiliza un lenguaje adecuado sin alusiones personales, Interésate por conocer a las personas y preocúpate por ellas sinceramente.
 Principio de la Autoridad: Las personas, tienden a seguir consejos y la dirección de aquellos que son percibidos como idóneos. Si te posicionas como experto en tu especialidad, es más fácil que puedas convencer a tu público. Para ejercer influencia es tan crucial ser un experto como parecer un experto, así que cuida los detalles como el lenguaje que utilizas, tu tono, tu apariencia personal.
El orador está obligado al conocimiento claro y determinado de los medios que habrá de emplear, el discurso oratorio debe ser fruto de una meditación profunda, y más aún el resultado de una experiencia personal. Porque el fin de todo discurso es probar una verdad y derribar una falacia, pero para eso tiene que valerse de argumentos sólidos.
A estas observaciones llamamos precauciones oratorias. en donde hay que poner de relieve las consideraciones como la prudencia y el respeto. No es recomendable persuadir usando artimañas, ni trucos, como tampoco forzarla una decisión, esto es perceptible desde lejos y pierde autenticidad. La persuasión debe ser espontaneo y natural, que tiene surgir después de un toque racional y emotiva. Hay que entender la palabra "transición" que significa cambio de estado, cambio de pensamiento, cambio de actitud. si usamos esta fórmula podemos llegar a manejar el mundo.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Comente sobre el tema leido...